Jesuitas España

Una marea solidaria con las personas migrantes y refugiadas

Una marea de solidaridad inundó Pamplona el 12 de octubre en la jornada para acompañar a las personas migrantes y refugiadas, promovida por la ONG Alboan, el Colegio San Ignacio, y el Centro Loyola de Pamplona.

El día comenzó con una eucaristía en la iglesia de la Inmaculada a la que siguieron diversas actividades deportivas y lúdicas en el colegio de San Ignacio. A las 13 horas cientos de personas partieron en una marcha por las calles el centro de la ciudad. Posteriormente una comida con más de 400 comensales, amenizada con música y baile en la sobremesa, dio por finalizada la jornada.

Como comentó Carlos Moraza SJ, director del colegio San Ignacio, “con esta jornada abordamos la movilidad humana, desde el origen hasta llegada. En lo referente al origen, apoyaremos económicamente al Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) Centroamérica y, concretamente, al SJM México y a la RJM-CR (Red Jesuita con Migrantes de Costa Rica). En la parte de llegada, trabajaremos la acogida de las personas migrantes que llegan a nuestra ciudad a través de la red Mambré.

Por su parte, Javier Andueza, coordinador de Alboan en Navarra, afirmó que “el número de personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares supera los 90 millones. Esa realidad genera dolor, y nos interpela. Por eso, queremos promover la empatía, la acogida y la hospitalidad.” Andueza añadió que “en esta jornada desde Alboan centramos nuestra mirada en Centroamérica, que sufre una crisis histórica, producto de la violencia, la pobreza, la falta de oportunidades laborales, y la fragilidad democrática de los Estados”.

La iniciativa contó también con el respaldo del Centro Loyola de Pamplona que quiere dar visibilidad a un proyecto nuevo que forma parte de la denominada Red Mambré junto a otras entidades sociales jesuitas. Este proyecto consiste “en el acompañamiento a jóvenes de origen extranjero de 18 a 25 años en situación de calle o infravivienda y alto riesgo de exclusión social” según el responsable del Centro Loyola, Ignacio Aranzadi.