Jesuitas España

20 de Junio: Entreculturas y Alboan presentan la campaña "Escuela Refugio"

Con motivo del 20 de junio, día Mundial de las Personas Refugiadas, Entreculturas y Alboan presentan la campaña ‘Escuela Refugio’ y el informe Escuelas que construyen paz, en el que defienden el derecho a la educación de la infancia refugiada, centrándose en la realidad de los niños y niñas de Siria y Ucrania.

Las escuelas son mucho más que lugares destinados al aprendizaje académico. Una ‘Escuela Refugio’ remite a seguridad y protección, a cuidado y recuperación, a construcción de paz. Todos ellos son elementos indispensables para niños y niñas que han perdido su hogar y, en ocasiones, su familia, y que están expuestos a violencia y abusos de todo tipo.

Durante la presentación, Irene Ortega, Coordinadora del Área de Ciudadanía de Entreculturas ha señalado: “Según ACNUR, 13.6 millones de personas ucranianas han huido de su hogar: 5.9 han abandonado el país en busca de asilo y 7.7 se han desplazado internamente. El 65% de los niños y niñas ucranianos han tenido que abandonar su hogar". Igualmente, ante la celeridad excepcional de la Comunidad Europea y España como parte de ella en esta crisis, Irene declaró: “Esto muestra que es posible, que nuestras sociedades están preparadas para responder a estas situaciones desde la solidaridad, los derechos humanos y el cumplimiento del derecho internacional en materia de asilo. ¿Por qué no hacerlo entonces sin reparar en el origen y nacionalidad de las personas? Recordemos el principio de igualdad en dignidad y derechos de todos los seres humanos. Muchas de las personas refugiadas huyen llevando sobre sus hombros el peso de la guerra, este peso es mayor para los niños y las niñas. Por eso es importante que la escuela sea un refugio, repare el daño, proteja, construya paz”.

Hiba Lakki, Profesora de JRS Líbano en la Escuela Telyani, en Bar Elias, contó las dificultades que muchos niños y niñas han afrontado para ir a la escuela en los dos últimos años como consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19 y la crisis económica que vive el país: “Las crisis económicas crean crisis educativas: debido a estas crisis algunas personas prefieren mandar a los hijos a trabajar antes que al colegio a estudiar, otros no tienen dinero para pagar el transporte”. También compartió las dificultades que han enfrentado a la vuelta de las escuelas debiendo de trabajar de cerca con las familias y la comunidad para vencerlas: “Después de dos años de clases a distancia, la debilidad de los alumnos y alumnas era muy clara en todas las asignaturas y, además, habían olvidado completamente las reglas de la escuela. Fue necesario tomar medidas específicas para aumentar el nivel académico”. Por último, destacó la importancia de la educación y la vuelta al colegio para los niños y niñas: “La educación fomenta la paz. Esta paz se transfiere desde el colegio a la casa de los estudiantes. En las escuelas somos capaces de proteger a nuestros estudiantes de la violencia y de problemas psicológicos”.

Nerea Aginako,Técnica de Patrocinio Comunitario de Alboan, por su parte, compartió la experiencia de acogida en España y explicó cómo el Patrocinio Comunitario se caracteriza por tener un fuerte componente comunitario: “Acompañamos a familias reasentadas durante 2 años; en ese periodo, se articulan redes de apoyo que favorecen el sentimiento de pertenencia y arraigo y, por tanto, facilitan la construcción de una vida plena y digna de las personas refugiadas. El desarrollo de redes de apoyo y confianza son catalizadores para la reconstrucción y sanación de estas personas”. En relación al papel de la escuela en el proceso de adaptación de estas familias afirmó: “Nuestra experiencia es que las escuelas juegan un papel clave para este proceso de adaptación. A partir de la escolarización de las y los menores, la familia adquiere herramientas y estructuras sólidas que les facilitan el acceso a la comunidad y su vinculación con ella”. Nerea terminó su discurso diciendo: “En Europa también necesitamos Escuelas Refugio. Escuelas que abran sus puertas y acojan a niños y niñas que necesitan no solo un proceso formativo, sino también un espacio seguro, que valore la diversidad cultural y fomente la inclusión y la convivencia.”

Por su parte, Marius Talos SJ, Director del JRS Rumanía, explicó el proyecto de Aulas Amigables como la respuesta educativa del JRS a la infancia refugiada ucraniana: “Sobre un total de 22.000 niños y niñas ucranianos en Rumanía, JRS Rumanía atiende actualmente a 1.000 niños y niñas en varios sistemas de educación: la atención a los escolares que siguen sus cursos en las escuelas de Ucrania a través de tablets, su enlace online y zoom, además de contar con 60 profesores y profesoras ucranianos, contratados o voluntarios, que están en Rumanía y facilitan el proceso educativo para más de 500 niños y niñas en varias escuelas y albergues de Bucarest y un tercer grupo de escolares ucranianos que aprenden el idioma rumano y se preparan para integrarse en las escuelas de Bucarest y de otras ciudades del sur del país.”

Finalmente, Irene Ortega ha terminado la rueda de prensa presentando las principales recomendaciones del informe “Escuelas que Construyen Paz”, que dan respuesta a las dos realidades analizadas: “Dos conflictos distintos, el de Ucrania y el de Siria, con muchos elementos comunes: la pérdida de vidas inocentes, la destrucción. Pero, en ambos casos, como en el resto de conflictos olvidados y crisis humanitarias que asolan el planeta, enfrentando el mismo reto: dar respuesta al desafío de que la educación sea el refugio y la esperanza de miles de niños y niñas”. Por eso es fundamental destinar los recursos necesarios a la aplicación de la Directiva de Protección Temporal y extender su alcance a todas las personas en situación similar sin discriminación de origen, apostar por la cooperación internacional para el desarrollo, el 0'7% del PIB es necesario, por la educación en contextos de crisis humanitarias, y por la construcción de una ciudadanía global comprometida con la democracia y con paz.”