Jesuitas España

La red de solidaridad creada a través de #AvesEnjauladas de Rozalén

La cantante y activista Rozalén compuso en pleno confinamiento el tema “Aves enjauladas”, una canción solidaria, optimista, en la que ponía en valor aprender de lo que estábamos viviendo “para volver con más fuerza”, y que dedicó a Entreculturas para apoyar la red de pisos de acogida del Servicio Jesuita a Migrantes-España en Valencia en los que atiende a familias, mujeres e infancia en situación de vulnerabilidad.  

Dos meses después, la canción acumula cerca de 4 millones de reproducciones y ha sido una de las canciones icónicas del confinamiento. Una canción que también ha servido de aliento y homenaje a las personas voluntarias del SJM Valencia que han apoyado en la labor de sustento de las necesidades básicas de manutención (alimentación, vivienda, medicinas), servicios básicos (agua, luz, gas, internet), material escolar de los más pequeños y transporte de 530 familias de 20 nacionalidades en 8 municipios de Valencia, tanto en la red de pisos de SJM-E como de otros casos que se detectaron durante la crisis sanitaria.

“Nos encontramos con que las personas a las que acompañamos nos llamaban para decirnos que tenían miedo, que no tenían papeles para salir a la calle y que tenían miedo de ser detenidos. Nos dicen además que no tienen los ingresos que tenían de la economía informal y tenemos hambre. Entonces empezamos a articular una respuesta que consistió de modo muy primario en comprar alimentos y llevarlos a las casas”, señala Chema Segura, Director del Servicio Jesuita a Migrantes Valencia.

Erika P. es migrante colombiana residente en Valencia junto con su madre y su hijo. Llegaron a España en busca de la tranquilidad que no encontraban en Colombia a causa de la violencia imperante en el país. “Es una ayuda que antes nunca la había necesitado pero mi madre está enferma y uno necesita ayuda y esto es un apoyo muy grande para nosotros en este momento. Me gustaría también poder seguir estudiando”, relata Erika.

“Mi vida está cambiando poco a poco. Soy más fuerte que antes y estoy mejor”. Fátima, es una mujer marroquí de 36 años y llegó a España con su hijo hace dos años. Es una de las personas destinatarias de los apoyos que está sumando "aves enjauladas" con cada una de sus reproducciones y testimonio de la necesidad de acompañamiento que pasados estos meses, seguirá funcionando.

Angélica Zuloaga, psicóloga del Servicio Jesuita a Migrantes en Valencia, cuenta que “en los pisos les ofrecemos un espacio de estabilidad. La mayoría son mujeres monomarentales y les acompañamos para empoderarlas, para que cada una empiece a construir su propia historia a partir de un apoyo y una base que es la necesidad de suplir sus necesidades básicas. ”. El SJM tuvo que ampliar su cobertura a nuevas familias, además de las que acogen en su red de pisos: “La Covid sacó a flote muchas necesidades básicas de las personas como la comida, la vivienda o el hacinamiento. Empezamos a encontrar mujeres víctimas de violencia de género que se dieron cuenta al convivir 24 horas con esa persona”.

“Aves enjauladas se enmarca en la historia de colaboración de Rozalén y Beatriz Romero con Entreculturas a favor de las niñas y mujeres víctimas de violencia que pudieron visitar junto a nuestras organizaciones locales en Guatemala y en Chad, ” enfatiza Dani Villanueva, Vicepresidente Ejecutivo de Entreculturas, “En esta ocasión Rozalén quería ayudar a las poblaciones en situación de riesgo en España”.  Y es que, “Si esto es difícil para la mayoría, aún lo es más para las personas que de por sí no tienen una vida fácil”, destacaba Rozalén, la cual, al conocer todo lo conseguido con esta iniciativa publicaba en sus redes sociales el video resumen y el siguiente mensaje, “qué alegría más grande me ha dado poder conocer un poquito más a las personas protagonistas de lo recaudado con ‘Aves enjauladas’”.

 

“Aves Enjauladas” es ya un himno de esperanza que habla de lo que vivimos. Describe metafóricamente ese respeto y concienciación de todos por hacer grandes cosas con detalles muy pequeños y ha generado una gran red de solidaridad.

Toda la información relativa a esta colaboración puede encontrarse en rozalen.entreculturas.org. donde se ha habilitado un canal de donación al proyecto para colaborar y seguir dando esperanza a estas personas en situación de especial vulnerabilidad.