Jesuitas España

Qué es... Espacio Interreligioso

El Espacio Interreligioso es un proyecto que nace en la Fundación Migra Studium (Barcelona) hace más de una década. La idea surge en un contexto de cambio social que hace necesario trabajar en el ámbito de la diversidad cultural y religiosa. Educar y sensibilizar sobre este tema y hacerlo desde una aproximación experiencial son los dos objetivos fundamentales que persigue el programa.

Hace aproximadamente tres años, la Fundación Migra Studium empezó a trabajar conjuntamente con otras entidades del sector social de la Compañía y afines, con el objetivo de difundir la propuesta y trabajar en red. En las diferentes entidades ya existía un excelente trabajo previo sobre el tema: a este hecho le sumamos el interés y la sensibilidad compartida por llevar a cabo acciones educativas en sociedades plurales, con el objetivo de favorecer  espacios de cohesión. Todo ello posibilitó la materialización de la línea de trabajo conjunta que ya es una incipiente realidad. A día de hoy podemos afirmar que la experiencia relativa a los espacios interreligiosos está siendo muy positiva: el proyecto Valencia Interreligiosa del Centro Arrupe lleva más de un año de intenso trabajo, construyendo vínculos con las comunidades religiosas de la ciudad y educando y sensibilizando a muchas personas a través de sus actividades. El espacio de la Red Íncola, en Valladolid, abrió oficialmente sus puertas este curso, en el marco de la VIII Jornada sobre Diversidad Religiosa “Descubrir, Conocer, Convivir”. Lo hizo con una presentación del proyecto y magnífica visita guiada. En el caso de Madrid, el espacio de Pueblos Unidos está en proceso de reflexión y construcción: lo hará en una gran urbe, cabe subrayarlo, por la demanda que puede suponer la complejidad y pluralidad de un contexto como este. Otras entidades participan de un modo u otro: la Fundación Ellacuría, en Bilbao, Asociación Claver, en Sevilla, Atalaya Intercultural, en Burgos, Centro Lasa en Tudela y la Cátedra Andaluza para el Diálogo de las Religiones (Candir), en la Facultad de Teología de Granada.

El proyecto se desarrolla en un amplio espacio en el que se realizan diversos talleres y actividades a modo de itinerario. Se trabajan aspectos relativos a la dimensión espiritual de las personas, hecho religioso en sociedades plurales, cartografía de la diversidad, estereotipos, prejuicios y actos discriminatorios, interculturalidad y diálogo interreligioso. Este vasto campo se expone de manera pedagógica, buscando la máxima interacción con las personas que participan, su implicación y sus habilidades para construir significados compartidos.

De este modo, el Espacio Interreligioso se convierte en una utopía. Nos encontramos en un lugar en el que priman los valores del respeto, la escucha y la acogida. Un espacio en el que se acompaña, donde todos y todas construyen. En el que hay lugar para todas las edades, procedencias, etapas formativas...Efectivamente, lo que proponemos no es habitual fuera de nuestras paredes, aunque constituye una posibilidad…y ese es el mensaje empoderador que muchas personas incorporan después de visitarnos.

Parece interesante recordar que, desde hace dos años y de manera sucesiva, las diferentes entidades organizan un curso de verano abierto a profesionales del sector educativo y social, que tiene por objetivo visualizar y vivenciar la pluralidad religiosa de la ciudad sede. Barcelona y Valencia ya han acogido esta posibilidad, que se ha convertido en un lugar de formación, pero también de encuentro para las personas responsables, trabajadoras y voluntarias de los diferentes programas.

Cabe resaltar también que no hay dos proyectos iguales. Cada uno parte de la misma propuesta, pero se desarrolla en un contexto diferente. Nuestro trabajo en red pretende ser un testimonio de diversidad y por ello, promueve que cada lugar responda a las variables de su realidad más inmediata. Así, las entidades procuran elaborar sus propias respuestas a las inquietudes del entorno en el que actúan. Esperamos que a medida que los espacios de diálogo interreligioso vayan madurando podamos delimitar las singularidades que los distinguen. Será, sin duda, una manera de favorecer el encuentro.