¿Qué amanece en Corea?

El Seminario de Investigación para la Paz de Zaragoza dedicó el último fin de semana a la Península de Corea dentro de su proyecto de estudio sobre el augede China y de la zona Asia-Pacífico. ¿Por qué la lejana Corea es tan importante para la paz en la región y en el mundo?  2018 había amanecido con un grito de miedoque resumía la  pesadilla recurrente del mundo en 2017: la posibilidad de un holocausto nuclear con un enfrentamiento entre Corea del Norte y Estados Unidos.

La sesión se centró en tres cuestiones clave: ¿es imparable la nuclearización de Corea del Norte? ¿existe perspectivas de un colapso de régimen del Norte conuna paupérrima población carente de bienestar? ¿pasa el futuro de la península por la reunificación? Se dedicó especial interés a analizar las posibilidades y expectativasde una reunificación. La división de Corea fue realizada al finalizar la II Guerra Mundial sin consultar a la propia población coreana. Los devastadores efectosde la guerra desencadenada en 1950 todavía no han cicatrizado.Pero son pocos los coreanos del norte o del sur que no desean la unificación.

¿Cuáles son sus posibilidades y dificultades? ¿Qué modelo sería más adecuado? No sirven los modelos de Vietnam ni de la reunificación alemana de rasgos muydiferentes. Tanto el Norte como el Sur renuncian conseguir la unidad por la violencia armada. Pero la situación de Corea y sus fronteras hace que otras potencias como China, Japón, EE UU y Rusia no permitan soluciones autónomas.

La actitud dialogante del presidente Moon Jaen-in en el Sur y el tono reciente y propuestas del líder Kim Jung-un en el Norte tras el deshielo de las Olimpiadas permiten abrigar esperanzas. Pero todavía domina la desconfianza en la comunidad internacional. El cambio debe ser gradual y no repentino para que sea durable.

Fueron ponentes en esta sesión Alfonso Ojeda, Director del Centro Español de Investigaciones Coreanas de la UCM, y Vicente Garrido, Asesor para Asuntos de Desarme del Secretario General de la ONU, con la participación de unas 160 personas en la parte pública. Como es habitual se constituyó a continuación un grupo de 25 expertos que dio lugar a un largo e intenso debate de 4 horas.