FELIZ NAVIDAD 2016

Queridas amigas y amigos:

Hace un año, recogíamos nuestro deseo para un 2016 lleno de hospitalidad, solidaridad y justicia. Una semilla que ha ido calando poco a poco en nuestras vidas, aunque en algunos rincones se escuchen amenazas de muros más altos, no solo en las fronteras, sino en los corazones. Os hemos preparado este regalo, fruto de vuestro compromiso y cariño: Juntos 2016.

Ahora es tiempo de celebrar y agradecer muchas ilusiones y el trabajo bien hecho en favor de los que más necesitan esa esperanza. La mirada de nuestro sector se hace más global, como en la contemplación de la Encarnación “mirando la redondez del mundo… unos riendo, otros llorando” [EE 101]. La mirada de Dios no es indiferente, sale al encuentro de la realidad que reclama un futuro mejor.

Todo el equipo humano que coordina el sector Social, junto con el Provincial de España, queremos desearos una muy FELIZ NAVIDAD Y UN DICHOSO AÑO NUEVO, en el que la “entrañable misericordia de nuestro Dios” nos ayude a sembrar esperanza.

Un abrazo,

Alberto Ares, sj

 

III Encuentro Frontera Sur

Los días 24 y 25 de octubre tuvo lugar en Málaga el III Encuentro Frontera Sur que congregaba a casi 50 personas de distintas organizaciones pertenecientes a la Red Migrantes con Derechos (CONFER, Justicia y Paz, Cáritas y Conferencia Episcopal).

Los objetivos del encuentro eran: 1) ofrecer un espacio de intercambio entre las organizaciones; 2) compartir líneas de trabajo y experiencia, 3) continuar la reflexión sobre el trabajo que se realiza en ambos lados, 4) consolidar la coordinación interinstitucional del trabajo, y 5) definir retos en la acción común hacía futuro, planteando propuestas concretas de colaboración. 

La acogida comenzó el lunes 24 en la tarde donde los equipos de Caritas nos recibieron calurosamente, y donde pudimos compartir tras la cena una velada de video fórum en torno al documental “Senegal”, presentado por Iñaki Olazabal y Sergio Barciela.

En la mañana del martes 25, José Luis Pinilla, director de la Comisión Episcopal de Migraciones, dio la bienvenida a todos los participantes desde los distintos rincones e instituciones: Conferencia Española de Religiosos (CONFER); congregaciones religiosas que trabajan en Frontera (Ceuta, Melilla, Málaga y Sevilla); Cáritas Española (SSGG – Equipo Migraciones y Cooperación); Cáritas diocesanas de Canarias (Tenerife) Málaga (Melilla), Cádiz (Ceuta), Almería, Granada, Tánger, Nador y Rabat, Comisión Episcopal de Migraciones (CEM); delegaciones diocesanas de migraciones de Tenerife, Canarias, Málaga, Cádiz, Almería, Granada, Tánger, Tánger (Equipo Nador); y Justicia y Paz (JyP).

El marco del día vino recogido por una oración inicial en la que Estrella Merchán de la CEM nos invitaba a tocar nuestros deseos más profundos y a través de un panorama global del encuentro que nos planteó Sergio Barciela, el responsable de migraciones de Cáritas Española.

Seguidamente, comenzamos el primer bloque de la mañana, con una mirada a la realidad de la Frontera en este último año: ¿Qué está pasando en la Frontera Sur? Alberto Ares, moderó una mesa redonda haciendo una síntesis final en la que se nos expusieron cuatro realidades de plena actualidad en la frontera: Derechos Humanos en la Frontera Sur (Virginia Álvarez. Responsable de Área de Investigación y Política Interior, Amnistía Internacional), Realidad de las Migraciones en Marruecos (Inma Gala, Delegada Migraciones Tánger), Menores no acompañados (Violeta Assiego, abogada y experta en derechos humanos) y Realidad Temporeros Agrícolas y Asentamientos (Sergio Barciela, Equipo Migraciones Cáritas Española). 

Hubo algunos temas comunes que desgraciadamente se reiteraron en las exposiciones: La desigualdad y la pérdida de acceso a derechos sociales en España, crisis en valores y banalización del mal ante la vulneración de derechos humanos, especialmente en ámbitos de menores no acompañados, tráfico de personas (relacionado con prostitución y el mundo de la droga), vulneración de derechos laborales en asentamientos y poblados de temporeros (esclavitud). Desde esta realidad se nos proponía elementos sobre los que poder incidir desde nuestra red: la acogida y acompañamiento hacia estos colectivos más vulnerables, la observación de derechos en la frontera, con una mirada especial a la vulneración de derechos, la autocrítica ante la connivencia con la exclusión y opresión, el trabajo de concienciación y sensibilización con nuestros colectivos y comunidades, y la incidencia ante las autoridades públicas, que gestionan los fondos públicos, la políticas sociales y nuestras leyes. Sin perder de vista, como el mismo Papa Francisco nos invita, desde una mirada y respuesta integral, que tomen en cuenta las causas que generan esta desigualdad y vulneración de derechos.

La segunda parte de la mañana, se dedicó a un bloque titulado: Los rincones de las buenas prácticas. A modo de paneles, el grupo de participantes dividido en grupos fue rotando por los cuatro rincones: el proyecto regional de Caritas entre el norte de África y Sur de Europa (Rodrigue Olavarria e Iñaki Olazabal), un observatorio de Derechos Humanos del SJM en Frontera Sur (Alberto Ares), una espiritualidad en la Frontera (Juan Manuel Palma) y la Red Migrantes con Derechos (Julia García y Esperanza Pinedo)

“¿Cómo nos podemos ayudar?”. Este fue el tema que centró la primera sesión de la tarde. La idea era que según las afinidades a los rincones de buenas prácticas de la mañana se fueran haciendo grupos que se plantearan desde cada realidad concreta dos cuestiones: a) ¿Qué podemos aportar a esta buena práctica cada uno de los presentes?, y b) ¿Qué le pedirías a esta práctica para tu trabajo?  

Después de este trabajo, en plenario, las personas que hicieron labores de secretaría en los grupos, expusieron los principales temas y acuerdos planteados, en algunos casos con propuestas concretas.

Por último, Isabel Cuenca, Secretaria General de Justicia y Paz, guió la evaluación final y dio cierre la jornada, invitándonos a hacer seguimiento a los temas propuestos y emplazándonos a nuestro próximo encuentro.

 

Retiro de la PAL Asturias con Alber...

El sábado 5, durante toda la mañana, los jesuitas de la PAL Asturias junto con los laicos que colaboran de forma más cercana con nosotros hemos tenido nuestro retiro trimestral. En este caso el encargado de animarlo ha sido el P. Delegado del Sector Social, Alberto Ares s.j., quién nos ha inspirado sobre el tema de la Hospitalidad. En un primer momento unos puntos breves y muy jugosos nos han servido para enfocar el tema en su perspectiva teológica. Después, tras un breve rato de oración y un café compartido, nos ha presentado de modo más sistemático la campaña HOSPITALIDAD, a la que la PAL Asturias quiere unirse ya desde este curso. El encuentro ha finalizado con una Eucaristía y una comida compartida.

Destacar que la recientemente creada comisión de Hospitalidad de la PAL Asturias ha aprovechado la mañana para tener su segunda reunión. A ella ha asistido el P. Ares y ha servido para clarificar todavía un poco más los objetivos de la comisión así como los próximos pasos a dar

«Lo más bonito de aprender es que...

Desde Mabibo, en Tanzania, nuestro compañero Joan Morera SJ comparte con todos nosotros sus experiencias e impresiones. Esta es la carta que nos ha enviado este mes de julio.

"Me gustaría dilatar el tiempo. Lo que vivo no se puede experimentar y explicar a la vez en tan pocos meses. Tengo tantos rostros para compartir... Durante este tiempo he entendido algo más. Cuando perseguimos ser dioses sin límites, nos volvemos monstruos. Cuando aceptamos nuestros límites, los superamos y nos volvemos divinos. 

Lo he vivido en propia piel, con un puñado de enfermedades. Pero también en los que me rodean, familias conscientes de la lucha titánica del día a día, que siendo frágiles se parecen más a la generosidad de Dios. Familias que con las inundaciones de los meses de abril y mayo perdieron tantos bienes, para volver a empezar. Que pagan las tasas escolares en diminutos recibos de 7 euros. Que pierden a los seres más queridos, como el primo del pequeño Gregory, huérfano que se despidió de repente de aquel con quien había compartido casa y juegos, familia y comidas durante tantos años viviendo con la abuela. Y a pesar de todo, familias gigantes. Familias que contagian algo a las relaciones entre grupos y religiones, donde el «ellos» no resta el «nosotros», por el mero hecho de no ser de los nuestros. Si construye, suma, porque no se trata de pertenencia, sino de quién es tu Absoluto.

A veces tocamos este Absoluto. Son ratos, no siempre. Y brillan, incandescentes. Mirad los ojos de esta foto al final del segundo trimestre, justo antes de las vacaciones semestrales. Organizamos unas olimpiadas en la escuela, donde de los más pequeños a los más mayores se desataron en competiciones de baloncesto, fútbol, pin-pon, atletismo, carreras de sacos, tirar de la cuerda, gimcanas... Fue un día tan luminoso para todos que por unas horas todos los límites habían quedado superados.

También recuerdo un día especialmente duro en la escuela. Cada mañana del año les escribo en la pizarra una cita inspiradora de algún personaje de la historia que pueda motivarlos la vida, el esfuerzo, las ganas de ser mejores. Anna, una de mis alumnas, vino aquel día en el departamento en silencio, me dio en mano un papelito y se marchó. El escrito decía: «Lo más bonito de aprender es que nadie puede ya quitártelo. Anna Mduda». Ella había pasado de alumna a ser un nuevo referente inspirador para los demás. Habíamos empezado la cadena sin fin.

O hasta ayer mismo por la tarde, compartida con Mohammed, el chico a quien enseño inglés los fines de semana, y a quien llevé algunas pequeñas golosinas. La más especial era un bombón de chocolate en forma de pelota de fútbol, porque es realmente apasionado de este deporte. Me estaba acompañando de vuelta y la llevaba en la mano, cuando un grupo de cuatro renacuajos lo rodeó, entre ellos su hermana. Todos le pedían un trocito, y aquel baloncito de chocolate tan diminuto era imposible de dividir. Con el papel sacó un trocito pequeño como una hormiga para probarlo, y dio el balón entero a los niños. Fue un momento, pero aquel balón se convirtió en nuestro planeta: los más hambrientos podían deleitarse del chocolate del mundo, porque alguien decidía entregarlo entero con generosidad. Era el mundo al revés, es decir el Evangelio.

Y pensaba que tanta, tanta, tanta gente diminuta como esta, fuera del circuito de las empresas y los negocios, de las mentes de los políticos, tanta gente será llamada un día por su nombre tal y como nos recuerda Jesús (Jn 10,3), será llamada como ahora mismo ya puedo llamar a mis 40 niños y niñas de Form 1D reconociéndolos por sus nombres, o como los masai me explican que llaman a sus vacas en el monte por sus nombres: «¡Teresa!», «¡Pepa!», y cada vaca levanta la cabeza cuando le toca reconociendo su nombre. Toda esta gente será llamada y caminará con la cabeza alta hasta las praderas que no terminan.

A veces sucede como cuando fui a Arusha y desde el bus buscaba el impresionante Kilimanjaro. ¿Dónde está? ¿Aquí? No, esta montaña es grande, pero... ¿Allí? No estoy seguro... y de repente, levantando la cabeza me di cuenta que por encima de las nubes sobresalía su cumbre: todo el horizonte de «colinas» estaba detrás abrazado por una descomunal masa de roca: TODO era Kilimanjaro. En Mabibo, Dios se parece a esto: difícil de encontrar cuando lo buscas, fácil de abrazar cuando lo descubres."

Joan Morera - Mabibo, 16 de julio de 2016