Testimonios de voluntarias de la experiencia MAG+S "San Fran"

Os compartimos algunos fragmentos de dos testimonios que nos han dado mucha luz. Natalia y Celia son dos jóvenes universitarias que este verano han formado parte de la experiencia MAG+S “San Fran”, en Bilbao. Dirigida a jóvenes de 18 a 23 años este campo de trabajo buscaba profundizar en diferentes realidades sociales en convivencia con el barrio «San Francisco» de esta ciudad.

Testimonio de Natalia: “Es muy fácil sentir tristeza viendo a personas sin hogar en la calle, sentir lástima por ver a los inmigrantes en las noticias, preocuparte por la situación de las prostitutas…, pero nada en comparación con lo que he vivido y sé en primera persona aquí en San Fran.
Esta experiencia ha sido una oportunidad para abrir nuestro corazón y mente. Para entender qué sucede a nuestro alrededor.
¡Basta ya de conocer realidades y mirar hacia otro lado, basta ya de auto-engañarnos diciendo que no pasa nada, basta ya de no compartir lo que tenemos!
¿Estáis dispuestos a abrir vuestro corazón y dejar que se transforme?”

 

Testimonio de Celia: ¿Para mí qué ha significado esta experiencia de voluntariado en El Barrio de San Fran? Puro amor, el meterse en la piel de los demás, el romper con muchos prejuicios para ver la realidad desde los ojos del excluido. Gracias a este campo de trabajo he conseguido conocer esa realidad social que tan cerca tenemos y siempre ignoramos. El darte cuenta de que los llamados "marginados" son personas como nosotros y que más que nunca necesitan nuestro apoyo y comprensión. Este campo de trabajo no solo me ha cambiado la mirada, sino que me ha hecho involucrarme más, saltar esa muralla que nosotros mismos construimos y que nos separa a los que tenemos de todo de los que malviven con nada. Nuestro mundo es así, una isla donde no dejamos entrar a todos. Este campo de trabajo en San Fran te permite ir más allá de tí y formarte para empezar a ayudar cuando salgas. Solo me sale dar gracias a Dios por todo lo que le he visto en esta experiencia a través de los niños, de las oraciones, de los distintos testimonios y las charlas tan conmovedoras que tuvimos la suerte de recibir.”